¿Qué es la Microbiota Intestinal?

¿Qué es la Microbiota Intestinal?

Hoy quise escribir de un tema para mi apasionante y que definitivamente es el pilar de nuestra salud digestiva y por ende, de la salud de todos nuestros sistemas, de nuestro equilibrio mental, emocional y obvio, también de la salud de nuestra piel.

Después de estudiar y fascinarme una vez más con la perfección de nuestro cuerpo, entendí que no somos lo que comemos, sino lo que somos capaces de absorber.

Entonces, ¿Qué es la microbiota?

En palabras simples, los científicos definen la microbiota como “el conjunto de los microorganismos (todas las bacterias, arqueas, eucariotas y virus) presentes en un entorno definido”. Como la microbiota varía según su entorno, a la microbiota situada en el tracto intestinal, por ejemplo, se la denominará microbiota intestinal.

La microbiota intestinal de una persona  de 70 kg, por ejemplo, se compone de más de 100 billones de microorganismos y pesa alrededor de 200 g (como un mango mediano). Hay de 150 a 200 veces más genes en la microbiota de una persona que en el conjunto de sus células.

Las bacterias existían mucho antes que los seres humanos. Se considera al intestino como uno de los hábitat microbianos más densamente poblados en el planeta. En ser humano, existen también otras microbiotas: en la nariz, la boca, la garganta, el intestino delgado, los pulmones, la vagina y la piel.

El genoma humano contiene más de 23 000 genes, mientras que nuestro microbioma se compone de más de tres millones de genes que producen millares de metabolitos. En otras palabras, nuestros genes son microbianos en más del 99%.

La Microbiota de cada persona es única y varía de acuerdo a hábitos alimentaciones, ingesta de fármacos, entorno, modo de vida, actividad física, sobrepeso, genética, edad, etc. y se considera normal o sana si:

  • el número de especies diferentes y sus diferencias en un hábitat especifico (el tracto digestivo, por ejemplo)
  • la capacidad para resistir a las perturbaciones (tratamientos antibióticos o dietas desequilibradas, etc.) y para recobrar la estabilidad.
  • el número de genes microbianos en el intestino sería un indicador de buena salud general y metabólica.

Cuidar nuestra microbiota intestinal  es fundamental ya que de esta manera  podríamos evitar o tratar numerosas enfermedades crónicas cada vez más frecuentes en el mundo occidental: afecciones digestivas, la obesidad, la diabetes, las alergias, el cáncer, incluso las enfermedades neurodegenerativas, han sido asociadas a una disbiosis o ruptura del equilibrio en la composición o función de la microbiota intestinal.

¿Por qué la microbiota es tan importante?

Las funciones de la microbiota intestinal son múltiples:

  • La defensa:

    • Nos defiende contra los microorganismos nocivos.

    • Enseña al sistema inmunitario a distinguir entre amigos y enemigos.

    • Degrada las toxinas.

  • La nutrición:

    • Permite la digestión de ciertos alimentos (como las fibras alimentarias) que el hombre no puede digerir.

    • Cuando la microbiota intestinal descompone las fibras alimentarias, produce moléculas importantes (ácidos grasos de cadena corta, por ejemplo) cuyos beneficios van más allá del intestino.

    • Facilita la absorción de minerales (magnesio, calcio y hierro).

    • Sintetiza ciertas vitaminas esenciales (vitamina K y folate [B9]) y aminoácidos (es decir, los alimentos que componen las proteínas).

  • El comportamiento:

    • Puede influir en el estado de ánimo y comportamiento

Teniendo en cuenta sus importantes funciones, los investigadores lo consideran en la actualidad como todo un «órgano».

¿Cómo saber si hay alguna alteración de nuestro microbioma?

Los síntomas más comunes son, estreñimiento, sensación de hinchazón abdominal, diarreas frecuentes, gases excesivos, dolor abdominal.

Para mantener una microbiota saludable evita alimentos procesados, o al menos, que no sean la base de tu ingesta alimenticia, evita los edulcorantes artificiales y productos light, aumenta la ingesta de frutas y verduras, evita el consumo de tabaco y alcohol, come más alimentos integrales.

También hay alimentos que ayudan a tu microbiota por su contenido de probióticos tales como: 

  • Kombucha, es una bebida que resulta de la fermentación de té negro endulzado con cultivo de bacterias. Además posee antioxidantes ayudando a tu sistema inmune.
  • Yogurt, contiene principalmente bifidobacterias y lactobacilos, estas bacterias nos ayudan a proteger a nuestro organismo y a estimular el sistema inmune. Para escoger un buen yogurt, es importante revisar que en su listado de ingredientes contenga “cultivos lácticos”, esto indica que si ha pasado por un proceso de fermentación, también es importante tomar en cuenta que sea un yogurt con un bajo contenido de grasa.
  • Kéfir, es un fermentado de la leche, dando como resultado los nódulos de kéfir también llamados búlgaros de leche. Esta bebida es una excelente fuente de probióticos que nos ayudará a tener una mejor salud intestinal.

Ya sabes que lo que comemos nos alimenta, a la vez que nutre a los billones de microorganismos que viven en nuestro intestino. Si queremos asegurarnos de que nuestro intestino goce de buena salud, tendremos que introducir fibras prebióticas y alimentos fermentados con probióticos en nuestra dieta. En la medida que nuestra microbiota esté sana, nosotros también lo estaremos.

No me cansaré de decirlo:  la salud digestiva es la base de salud de todos nuestros sistemas. Si nuestra microbiota está débil,  estaremos expuestos a padecimientos y enfermedades de todo tipo. Incluso nos imposibilitará de bajar de peso, entre otras muchas alteraciones.

De hecho, y recuerda siempre que nuestro intestino es más que un simple tubo. Es, de hecho, el hogar de más de cien mil billones de microorganismos que intervienen en funciones de digestión y de defensa del tracto gastrointestinal. Estos microorganismos, incluso,  podrían estar implicados en la salud mental.

Cuida lo que comes, y evita los procesados como si de eso dependiera tu vida, por es así.

Nuestra microbiota sana es el inicio de nuestra salud desde el interior.. y hasta nuestra piel.

 

Gloria Lobos

HealthCoach en Hábitos

 

Fuente: Gut Microbiota for health by ESNM


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados